La vacuna contra las redes sociales informáticas

El artículo que comparto abajo me recordó la concepción de “Paradigma Vacunatorio” del que habla Viviana Minzi en el TAO de Educación, que comprende una visión paternalista desde la que se aconseja tomar medidas frente a “los riesgos” de los medios masivos de comunicación.  En este caso las redes sociales  podrían resultar beneficiosas o dañinas para los niños dependiendo del uso que se haga de ellas.  Las tecnologías, y en este caso particular las redes sociales, son entendidas como neutras y serían una especie de arma de doble filo, por lo que hay que tomar precauciones para no caer en su mal uso. Esta es una concepción criticada por Schmucler, quien dice que las tecnologías no son neutras porque tienen una historia y en su uso el propio hombre se modifica  (Schmucler, 1984: 34). Ippolita coincide con la perspectiva de Schmucler, oponiéndose al maniqueísmo tecnológico que relega la responsabilidad únicamente en el “buen uso” de lo que ya nos viene dado, en una suerte de relativismo utilitario: “Se suele decir que todo depende del uso que se hace de una tecnología, porque la tecnología no es ni buena ni mala en sí, es neutral. Falso. La tecnología no es para nada neutral: cada herramienta tiene características precisas que hay que analizar y razonar de manera específica (…) tampoco el uso de una tecnología es neutral, pues modifica la personalidad del usuario” (Ippolita, 2012: 25).  Estas alertas sobre los peligros de las tecnologías  no se contradicen con las miradas ciber-utopistas del anarco-capitalismo sino que se complementan, ya que reduce cualquier posibilidad de crítica a un mal uso, falta de información o falta de recaudos, pero deja sin cuestionar la idea de progreso que inevitablemente traería la inversión en tecnología.  Cualquier inconveniente se relacionaría con la aplicación y nunca con la inexistencia de problematización de lo que Schmucler llama el “para qué” de la educación. Desde la concepción paternalista del artículo, los padres deben ejercer el control y la vigilancia y por extensión esta misma función piden al Estado, así como también lo hacen los anarco-capitalistas,  para quienes el mismo se debe reducir únicamente a proteger, controlar y vigilar en última instancia la propiedad privada, y desde esa misma visión a la identidad entendida también como un bien absoluto.  En un mismo movimiento ambiguo El Estado es desligado de responsabilidades, ya que otros (empresas) planifican y conforman sobre lo que nosotros debemos aprender a “usar correctamente”, pero también es responsable-sólo el sentido de culpable-por no tomar las medidas necesarias  para protegernos, informarnos y controlarnos en dicho uso.

http://community.prometheanplanet.com/espanol/b/weblog/archive/2012/12/02/prevenir-los-riesgos-de-las-redes-sociales-en-el-aula.aspx#.UXcPZKIyLzt

La educación frente al riesgo en las redes sociales

¿Las redes sociales son buenas o malas?

Como cualquier herramienta depende del uso hagamos de ella. Las redes sociales poseen múltiples características positivas. Nos permiten comunicarnos con personas de otros países y culturas; mantener o recuperar el contacto con familiares, amigos y conocidos; intercambiar experiencias y conocimientos; dinamizar movimientos sociales, culturales y políticos, etc.; y, además, pueden convertirse en una potente herramienta educativa. Presentan nuevas oportunidades de aprendizaje, entendiendo al alumnado como centro del proceso educativo, participando activamente e implicándose, en lugar de ser un mero receptor de la información.

Sin embargo, no hemos de olvidar que el uso de las redes sociales conlleva una serie de riesgos que hemos de valorar y prevenir, sobre todo si las utilizamos en el aula. El profesorado puede ayudar a prevenir esos riegos mediante la información y el ejemplo práctico, introduciéndolas en las actividades educativas.

Los riesgos son los mismos que los del resto de actividades que se llevan a cabo en la red, pero con matices y características específicos. Nuestros alumnos pueden ser víctimas de las múltiples amenazas que pueblan la red, o por desconocimiento, pueden incumplir normas que afecten a los datos o  información de otras personas.

Numerosos estudios indican que la gran mayoría del alumnado (más del 90%) dedica entre dos y tres horas diarias a la utilización de diversas redes sociales. Es innegable que las redes sociales están aquí para quedarse y que nuestros alumno/as las usan, por ello es mejor educarles en su correcto uso que dar la espalda esperando que los problemas se solucionen solos.

 

 

¿Qué peligros se esconden tras las redes sociales?

Cyberbullying (ciberacoso), acoso entre iguales en un entorno TIC. Incluye chantaje, vejaciones e insultos de menores a otros menores. Es el mayor peligro de las redes sociales, un 23,5% del alumnado (de 13 a 16 años) ha sido insultado a través de internet, datos de la Investigación Educació i Ciutadania (Universitat de Mallorca).

Grooming, acciones deliberadas por parte de un adulto de cara a establecer lazos de amistad con un niño/niña en Internet, con el objetivo de obtener una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas o pornográficas del menor o incluso como preparación para un encuentro sexual, posiblemente por medio de abusos contra los niños.

Sexting, envío de contenidos eróticos o pornográficos.

Adicción, el tiempo que nuestro alumnado le dedica a Internet suele ser excesivo, su uso hurta espacios necesarios para desarrollar otras actividades: leer, estudiar, practicar deportes, jugar, interaccionar con la familia y las amistades, etc.

Acceso a contenidos inadecuados para la edad del receptor.

Suplantación de identidad.

¿Cómo prevenir los riesgos de las redes sociales?

Lo más importante es la formación y la información. La escuela debe estar abierta al mundo, padres y docentes debemos formarnos en el uso de las nuevas herramientas de comunicación. Así, podemos orientar y advertir de las posibles consecuencias no deseadas del uso inadecuado de las redes sociales. Por ejemplo, en mi centro educativo he invitado a la unidad de delitos informáticos de la guardia civil que ha informado y asesorado a alumnos, profesores y padres. El profesor en el aula, tras informar debe formar, corrigiendo las prácticas inadecuadas y mostrando ejemplos prácticos. Es fundamental estar presentes durante la utilización por parte del alumnado de las redes sociales (acompañamiento digital).

Si no permitimos que cualquiera entre en nuestra casa o en nuestra aula. ¿Por qué no educamos a nuestros/as  hijos/as, alumno/as, para que se protejan en internet?

 

 Ariel Markdorf. Equipo 6: Facebook y otros medios sociales en Internet.

 

Anuncios