Libertad, pero…. ¿Para qué?

Enviado para su publicación por María Noel Irrazábal Equipo 8 (2ª ronda)

El retorno al Marxismo que se planteó en teóricos me llevó a re-pensar la actualidad. Así como el capitalismo vino a librarnos de la atadura de la tierra para transformarnos en hombres “libres”…. libres para vender nuestra fuerza del trabajo, las nuevas tecnologías vinieron, también, a ofrecernos la posibilidad de “libertad”. Ahora somos libres de hacer lo que deseemos en Internet, acceder a la información que necesitemos, conocer los diferentes lugares del mundo, estar al tanto de la vida de personas que hace tiempo no vemos, etc… Y como si fuera poco, lo podemos hacer desde la privacidad de nuestras casas, sin tener que movernos y en el momento que queramos. Sin embargo ¿No estaremos siendo “libres” pero para vender nuestro tiempo de ocio al mejor postor? Y por otra parte, esa libertad ¿Puede ser considerada como tal? Creo que estamos en medio de una trampa de la cual es difícil encontrar escapatoria.

 

Cuando vivimos en comunidad, compartimos actividades con personas con las que convivimos diariamente, sabemos que es imposible el aislamiento total y que el ser humano, ante todo es un ser social. Facebook se presentó como la herramienta que posibilita conocer y “compartir” nuestra “vida” con nuestros amigos (digamos mejor conocidos) de una manera en la que no importa la distancia, ni la falta de tiempo para un encuentro cara-cara. Este medio se encarga de acortar el tiempo y la distancia, con la ilusión de acercarnos, nos permite conocer la vida de “otros”.

 

Sin embargo, lo que conocemos del “otro”, primero pasa por la selección de lo publicable por parte del interesado. Aquello que deseamos “compartir”, pertenece al ámbito de lo privado, y lo hacemos “público” en el momento que decidimos subirlo en la web (sin olvidar que desde el momento que algo se publica pasa a ser “propiedad” de facebook). Realmente, si no existiera esta tecnología ¿Le contaríamos a cada uno de nuestros contactos aquello que estamos publicando? Creo que la respuesta es no… y ante esa realidad ¿No estaremos practicando una auto-censura en la información que brindamos de nosotros mismos? Me vuelvo a cuestionar ¿Es real entonces esa libertad que pregona? O ¿Sólo estamos ante una libertad para utilizar nuestro tiempo de ocio en estas actividades?

 

Anuncios