Sistema de “confianza humana” y Facebook despues de la muerte (aporte para Grupo lo público y lo privado)

remeras-comprar-facebook-muerte-usuarios-400

Perder las calves de acceso a Facebook puede suponer un grave problema, sobre todo si utilizamos la red social para dar a conocer nuestro producto o negocio. Es por esto que desde Facebook han lanzado una herramienta que permite recuperar las claves gracias a lo que denomina como “contactos de confianza”

Con esta herramienta un usuario de Facebook puede elegir entre tres y cinco contactos de su red social para que le ayuden en el caso de que llegue algún día a perder sus claves de acceso.

Desde Facebook recomiendan escoger bien a los que queramos que sean nuestros Contactos de Confianza. Tienen que ser personas a las que dejaríamos la llave de nuestra casa, personas con las que tengamos contacto fuera de la red, ya que en el caso de que perdamos las claves tendremos que contactar con ellas por otras vías.

¿Te has preguntado qué pasa con tu cuenta una vez que ya no estás vivo?

“En Facebook uno nunca muere. Tengo dos amigos que ya murieron y la semana pasada, Facebook me recordó que era el aniversario de uno de ellos”. Con estas palabras un usuario de Internet describía una de sus más recientes anécdotas “facebookianas”. Y es que por chistoso o extraño que parezca, este tipo de historias nos pone a pensar en lo que pasa con nuestras cuentas hospedadas en la red social una vez que ya no estamos vivos. Para todos aquellos que gusten de la inmortalidad ésta podría ser una buena opción para seguir en la mente de todos sus contactos; para los que no les apasione la idea, esto puede ser terrible.

Una vez que morimos, ¿Facebook puede poner en nuestro “status” que estamos muertos? No, en principio tendría que ser el mismo muerto el que pusiera eso y después eliminase su cuenta. Aunque no todo es imposible.

Para que una cuenta de un fallecido sea eliminada, Facebook tiene que enterarse del deceso para poder “dar de baja” la cuenta. Según un vocero de esta red social cuando ellos reciben la información de que alguien falleció, el perfil es puesto en modo In Memoriam. Cierta información del perfil es “vedada” para proteger la vida privada del difunto, por ejemplo, las secciones status, los grupos a los que perteneció y sólo sus amigos pueden ver el perfil In Memoriam.

“Es imposible que el fallecido desactive su cuenta, por eso, generalmente, quien se encarga de la sucesión de esta persona es quien debería desactivar las cuentas. El problema es cuando estas personas no tienen las contraseñas”, explica el vocero de Facebook.

De acuerdo con especialistas en leyes, lo ideal sería que todos dejáramos en nuestro testamento nuestras claves y contraseñas con un notario, de tal manera que exista una persona que pueda ocuparse de notificar a Facebook de nuestra muerte o simplemente dar de baja nuestra “vida virtual”.

Hasta el momento no existe un cementerio virtual en Facebook, pero, ¿por qué no hacer uno?

Anuncios