TIC y desafíos de la educación colaborativa

En el teórico se planteó la cuestión sobre cómo fomentar el tipo de aprendizaje colaborativo frente a un escenario que estimula la competencia. La escuela enfrenta ciertas dificultades para estimular habilidades cognitivas y sociales y lograr que los estudiantes aprendan a trabajar en grupos , evitando que este tipo de trabajo no sea meramente en una repartición de tareas.

La incorporación de nuevas tecnologías a las prácticas educativas permite el uso de diferentes recursos multimediales y el entorno colaborativo propone entonces la socialización de esa información, promoviendo la construcción del aprendizaje entre pares. Colaboración, en este sentido, implicaría compartir acciones con otros, optimizando la comunicación entre docentes y estudiantes y estimulando debates en un clima de respeto mutuo. ¿Cómo estimular este tipo de aprendizaje en la escuela? A partir de los debates, el docente podría plantear preguntas, estimular la generación de interrogantes por parte de los estudiantes, fomentar la búsqueda, selección, e interpretación de la información.

En los ámbitos de enseñanza, hay ciertos procesos que procuran la individualización, así como también la sobrevaloración cultura del libro. Este último, además de la resistencia propia de la incorporación de recursos por fuera del libro, genera cierta resistencia a no cuestionar conceptos y nociones, considerando que la significación de los mismos está cerrada y no puede pensarse de otra manera. exaltación de la autonomía del individuo, que apunta a la meritocracia. Además del escenario de individualización en el que se inserta la escuela, hay otro tipo de dificultades para implementar este tipo de enseñanza: resistencias de estudiantes, docentes y la institución escolar en general. El miedo de la institución a generar espacios donde puedan plantearse ciertos debates, la resistencia de los docentes a proponer un esquema de clase diferente, que puede ser más “desordenado”.Trabajar en equipo implica compartir, escuchar, asumir roles dentro del grupo, responsabilizarse sobre el ejercicio de dichos roles, y también, ser tolerante con respecto a las opiniones de los otros. El desafío de los docentes tendrá que ver con aceptar esos debates y poder reflexionar junto a los estudiantes, dando lugar a la problematización de conceptos.

 

 

 

 

Anuncios