Una mirada de Conectar Igualdad sobre videojuegos

El tema de la inclusión de videojuegos en el aula me llevó a indagar sobre la mirada de éstos como piezas educativas por parte del programa Conectar Igualdad, para ver qué propuestas se hacían.

Considero que los videojuegos pueden ser una herramienta útil en el aula, porque además de desarrollar habilidades cognitivas, son una manera de acercarse a las nuevas tecnologías. El docente puede utilizarlos como un recurso con el que se puedan estudiar hechos a partir de ejemplos prácticos. Pero también, el videojuego en sí puede ser un objeto de análisis crítico en el aula, pudiendo a partir de éste analizar ciertos conceptos tales como quiénes son los productores de esos videojuegos, qué técnicas se utilizan, en qué contexto aparecen los personajes, cómo aparecen representados esos personajes, entre otros.

En el caso del portal de Conectar Igualdad, la mención a los videojuegos aparece dentro de una sección denominada “Uso responsable de las TIC” en la cual se hace referencia a ciertas reflexiones y recomendaciones sobre el uso seguro de las tecnologías. Una especie de manual de uso en el cual se advierte sobre el cuidado que hay que tener para evitar el acoso electrónico en ámbitos escolares (Ciberbullying), consejos sobre la publicación de materiales en la web, entre otros.Dentro de estos temas, aparecen los videojuegos y los teléfonos celulares. De esta manera, se aclara que no todos los juegos son violentos, y que muchos estimulan el conocimiento y representan un recurso que puede ser utilizado para aprender en el aula. “Los videojuegos han dejado de ser una mera forma de entretenimiento para pasar a ser una forma de expresión cultural  y de relacionarse con los pares”, se afirma. Luego de hacer una recorrida por los diferentes tipos de juegos –señalando, por ejemplo que algunos pueden incitar a la competitividad- sostiene que no hay una evidencia constatable de que los videojuegos puedan provocar en el niño una patología psiquiátrica.

En este sentido, aconseja a los padres que mantengan una actitud de alerta, supervisando pero no prohibiendo su uso. Es así que desde este programa se advierte sobre el peligro que puede conllevar un “sobreexposición” al uso de videojuegos, en tanto se plantea que los padres pongan límites claros en el tiempo que el niño dedique a los juegos. Es decir, se tienen que cuenta que los contenidos de los videojuegos transmiten pautas de conducta pero poco se habla sobre la posibilidad de incluirlos dentro de los programas de enseñanza como recurso educativo o como objeto de análisis crítico.

Anuncios