V de Virtual: Sobre la participación simulada y la autopromoción individualista.

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/05/11/actualidad/1368243235_595327.html

Uno de los modos en los que se despliega la “transparencia radical” en las redes sociales es a través de la denuncia en las mismas por parte de sus usuarios que acuden indignados a expresarse y a “gritar” injusticias, generando de paso una autopromoción individual y una reafirmación personal a un grupo de pertenencia  con otros usuarios igualmente enojados ante un hecho determinado.  Esto implica para Ippolita un retroceso de los otros sentidos ante la preeminencia visual y de la movilización política en las calles por un activismo desde la comodidad un  sillón.  En el caso de esta nota se muestra usuarios tomando cierta “revancha” contra individuos pertenecientes a clases sociales altas que se valen de esa posición para sacar mayores ventajas. De esta manera los denunciantes llevan a cabo las ilusiones de por un lado, una participación concreta desplazada por un simulacro de participación, y  por el otro, la ilusión de resarcimiento simbólico a través de sus denuncias que no cambian la situación de diferenciación estructural clasista ni los privilegios de las clases altas.

 

‘Ladies and gentlemen’, con ustedes la impunidad

Las redes sociales se inundan de sátiras de privilegiados que cometen abusos en México

 

Los mexicanos usan tradicionalmente el humor como válvula de escape contra las injusticias. Pero últimamente abunda una moda curiosa: ante la impotencia, usan las redes sociales para apuntar a quien comete abusos y hundir su reputación. Se emplea una denominación irónica para los objetivos de estas burlas: ladies y gentlemen (damas y caballeros en inglés). Son hombres y mujeres privilegiados que abusan de su posición social y después aprovechan las intrincadas conexiones entre clase alta y política para librarse de responsabilidades. Los ciudadanos se vengan en Internet. Las consecuencias reales, a menudo, no llegan.

Parodia en Twitter de ‘Lady Profeco’.

El escándalo más reciente se produjo cuando una joven llamada Andrea Benítez se indignó porque no la atendieron bien en el Máximo Bistrot, un restaurante de moda de la capital. De hecho, dijo, la atendieron “pésimo”. Y la hija del jefe de la Procuraduría (Fiscalía) Federal del Consumidor, Profeco, no se contentó con expresar su descontento en Twitter por que no le hubiesen concedido mesa todo lo rápido que quería. Se presentó en el organismo, denunció y, en cuestión de minutos, un equipo de técnicos le había impuesto dos sanciones al establecimiento. Internet se llenó de burlas hacia “Lady Profeco” y su padre, Humberto Benítez, pidió disculpas. Pero la sangre no llegó al río: Cuatro funcionarios han sido temporalmente suspendidosy Benítez, que sigue en su puesto, ha asegurado que ni siquiera se planteó dimitir.

Este jueves, otro caso: dos mujeres que viajaban en un Porsche, según la prensa mexicana en estado de ebriedad, atropellaron a una peatón -que resultó herida grave- y, a continuación, amenazaron a los policías con sus supuestas conexiones con políticos. Las llamaron “ladies de la Roma” (un barrio céntrico de moda en DF). Su berrinche recordaba al de las “ladies de Polanco” (una de las colonias más caras de la ciudad), dos mujeres que en agosto de 2011 insultaron y golpearon a un policía que las detuvo y, según argumentaron, les pidió un soborno. Uno de los gritos que proferían, por cierto, era “asalariado”. No pisaron la cárcel.

 http://youtu.be/IP_sP7jKR-Y

Uno de los ejemplos de abuso clasista más brutales es el de Miguel Moisés Sacal. El “gentleman de las Lomas” (otro barrio exclusivo de la capital mexicana) agredió con saña al empleado de un valet parking (los servicios que aparcan coches a cambio de una propina) porque no le ayudó a cambiar la llanta de su coche. “No puedo dejar solo el lobby“, le dice el joven. “No sabes con quién te metes, pendejo”, le responde Sacal después de golpearlo con fuerza y partirle dos dientes ante unos trabajadores paralizados. Fue condenado a cuatro años y tres meses de cárcel por estos hechos, pero salió libre bajo fianza de 20.000 pesos (unos 1.700 dólares). Pidió perdón a través de un comunicado.

Basta buscar en Youtube para encontrar muchos más ejemplos. Lady de Bosques, lady de Morelia, gentleman de Oaxaca, de Puebla… Las mofas a esta realeza siguen. Las condenas para sus abusos, no.

 

Ariel Markdorf. Equipo 6.

Anuncios