biometría: la vigilancia como política de Estado

portadaavalonOK

La nota es del año pasado, cuando la Presidente Cristina Kirchner, emitió un decreto ordenando la creación del Sistema Federal de Identificación Biométrica, un servicio de identificación de huellas digitales centralizado a nivel nacional, cuya intención es permitir que las agencias de seguridad puedan cruzar datos. Siguiendo el nuevo decreto, la iniciativa SIBIOS le daba a la Policía Federal acceso a la base de datos del RENAPER (y viceversa), base que aumenta al hacerse cada ciudadano el nuevo DNI y/o Pasaporte (y a partir de entonces, con todos los nacimientos), duplicando el alcance de la Policia Federal al registro de huellas y datos:

Los sistemas nacionales de identificación y otros métodos similares de centralización de datos personales incrementan la capacidad del Estado en materia de vigilancia intrusiva. Junto con la recolección simultánea de identificadores biométricos, como rostros digitalizados, se crea una capa adicional de seguimiento que es aún más intrusiva y peligrosa. Como en el caso argentino, las tecnologías biométricas son esencialmente individualizantes y pueden interoperar fácilmente con tecnologías de bases de datos, permitiendo que violaciones extendidas de la privacidad sean sencillas y más dañinas. La Presidente ha ido mucho más allá, al punto de abrazar el potencial de vincular el sistema de registro facial obtenido a través de las cámaras de vigilancia en la vía pública con las imágenes obtenidas a través de sistema SIBIOS. Gracias a que las tecnologías son cada vez más accesibles, las cámaras callejeras de videovigilancia están hoy en todas partes, por lo que esta funcionalidad es particularmente peligrosa, y tiene el potencial de llevar a un sistema de vigilancia política generalizada.

Dada la prevalencia de cámaras en las calles y lo fácil que se ha tornado identificar un rostro anónimo entre miles, las personas que se preocupan por su privacidad y anonimato tendrán serias dificultades para preservar su identidad de las bases de datos biométricas en el futuro próximo. Hay un pronóstico de extremo riesgo en un mundo donde la foto de cualquier individuo, tomada por una cámara callejera o publicada en una red social, puede ser vinculada a su numero de ID nacional. Las tecnologías de entrecruzamiento de datos sólo van a mejorar en el futuro“.

Este post lo quiero relacionar con el que publiqué recién como “Cyber War” https://tecnoeducativas2.wordpress.com/2013/05/23/cyber-war-la-guerra-liquida/ porque me parecen distintas caras de la misma situación. Los datos o información líquida de todos los ciudadanos se encuentran almacenados (circunstancia a la que una persona no puede negarse), disponibles para ser utilizados en pos de objetivos del gobierno nacional, objetivos que pueden ir variando a lo largo del tiempo, los gobiernos o las distintas circunstancias.

La nota completa en: http://www.vialibre.org.ar/2012/01/10/biometria-en-argentina-la-vigilancia-masiva-como-politica-de-estado/

Anuncios