Cyber war: La guerra líquida

china-hacker

Les cuento que leí recién esta nota en una revista en las oficinas de “Argentina Conectada” mientras esperaba que solucionen el hecho de que con quien iba a tener la videoconferencia se quedó sin luz y sin Internet (Argentina Desconectada). Y entonces, gracias a esta nota, me quedé pensando en la enorme asimetría entre los distintos actores y las desventajas estratégicas que pueden volver a algunos, llegado el caso, muy vulnerables (por no decir “carne de cañón”) frente a este tipo de guerras. Otra de las cuestiones que me surgen, además de la desigualdad entre los distintos países, es la paradoja que encierra: yo, como ciudadana, no quiero que mis datos estén almacenados y sean utilizados a piaccere por el gobierno de mi país (sea por fuerzas policiales, militares, etc.) pero, al mismo tiempo, son estas fuerzas las que pueden “protegerme” frente a un ataque exterior y entonces tampoco deseo la inferioridad cibernética frente a otros.

El tema de la nota es la descripción de las distintas ofensivas que los Estados pueden iniciar contra otros a través de de armas cibernéticas, es decir el hacking estratégico, que pueden volverse verdaderas armas de destrucción masiva por su alcance. En la nota algunas definiciones y ejemplos de acciones entre Estados:

La Guerra Cibernética es eminentemente asimétrica. No es un “lujo” que incumbe sólo a los países más poderosos. Paradójicamente, los países con Fuerzas Armadas que más han avanzado en la adopción de sistemas de Comando y Control integrados del tipo C4ISR, son los que más deben esforzarse en cubrir sus “flancos débiles” derivados del uso intensivo de redes teleinformáticas complejas.

Países medianamente desarrollados, que adquieran las correspondientes capacidades en Guerra Cibernética, podrán lograr un importante reposicionamiento en el contexto global. De allí que William J. Lynn III defina, como se mostró, que la estrategia cibernética prioritaria de EEUU sea la defensiva. El número de enemigos con capacidad de causar devastación en territorio norteamericano se multiplica en un contexto de Guerra Cibernética.

Contar con capacidades en el ámbito de la Guerra Cibernética es mandatorio en todo país. Uno de las escenarios potenciales más desfavorables que se le puede presentar a un estado nación genérico es recibir Ataques Cibernéticos y, por incapacidad Tecnológica y/o de Gestión, terminar adjudicando los desastres ocasionados por dichos ataques a accidentes impredecibles”

Algunos ejemplos: la voladura, utilizando “virus de red” o “gusanos”, de las baterías de centrífugas en la planta de enriquecimiento de uranio en Natanz, Irán; la presencia de las más sofisticada Arma Cibernética, Flame, en las plataformas de explotación petrolera de Irán y la Guerra Cibernética de carácter “sine die” entre Pakistán e India. Así como, en la guerra con Irak, se reclutaron a marginales expulsados de las fuerzas especiales de diversos países (“contractors”) para operaciones “sucias”, tanto la India como Pakistán están recurriendo a hackers “privados” llevándolos a una suerte de categoría de “Cyber Contractors”.

La nota completa en: http://haddensecurity.wordpress.com/2012/12/20/es-la-guerra-cibernetica-el-desafio-mas-relevante-de-la-defensa-nacional/

Anuncios