En mi tiempo libre… caminé a una plaza y defendí a mi país sin ejército.

Los dejo con una campaña con la que me topé hace unos años en el trabajo. La campaña es de Costa Rica. Básicamente es una propuesta que invita a que, en tu tiempo libre te acerques a una plaza costarricense a dejar tu “mensaje de paz”. Así y una vez más, “gracias” a quienes de buena fe participan de estas ofertas de mercado o estatales, la campaña sale a flote (o también, se hunden en el intento).
Recuerdo lo que dice Ippolita en su libro: “La utilización de Facebook, junto con Twitter, en las “revoluciones de África o en las revueltas de Oriente Medio y Asia como herramienta de comunicación contra las dictaduras, en absoluto hace de ella un instrumento revolucionario. Las personas hacen las revoluciones, no existen tecnologías insurgentes; son las personas las que se rebelan utilizando lo que tienen a mano, en este caso, también redes digitales privadas”.
Es cierto que son las personas las que se rebelan, en todo caso, pero creo que podemos discutir acerca del uso que cada uno hace de las redes, el tiempo que les destinamos, y para qué y en función de qué lo hacemos. Además, me parece interesante reflexionar acerca de los “avances” (o quizá, retrocesos para su uso “en las revueltas”) y la adaptabilidad que las redes “Oh, casualidad” van desarrollando a lo largo de sus “inevitbales” (?) uploads.

Anuncios