Internet y toda su información…¿mayor conocimiento? ¿mayor democracia?

Hace un par de días estaba escuchando “Basta de todo” el programa radial que conduce Matías Martin. Dentro de este, se encuentra un espacio de Tecnologías en el cual se habló acerca de la Internet y como nos da la posibilidad de igualarnos a todos en lo que respecta a la información que circula en ella.  Y al mismo tiempo y como contraste, me acordé cuando Ipollita habla acerca de la (falsa) “capa tecnológica como manto uniformador” (que es la Internet).

En este caso durante el programa se hacia alusión a esa “democracia”  que se logra con la llegada de la Internet y la posibilidad de acceso de toda persona a la información disponible en la Web. Solo basta con conectarse a la red.

Además se hizo hincapié en estas nuevas formas de tener acceso al conocimiento y se resaltó que ya no son las instituciones académicas las únicas que poseen información y conocimiento.

Como cereza del postre se nombró el caso de Jack Andraka un chico de 15 años  que tuvo acceso a la información disponible en la web y que trabajó a partir de allí.

Como preguntas que me surgieron: ¿Más información significa más conocimiento?

Que la información se encuentre en la red ¿significa que es de acceso para todos democratizando el sistema?

¿Qué tipo de información se encuentra en la red?

¿Infinita información en la red significa el detrimento de las instituciones formales de aprendizaje?

Son solo algunas preguntas que formulo como disparadores…

jack andraka

Antecedentes

Proveniente de Crownsville, Maryland, Jack Andraka ha dado una serie de relatos acerca de qué lo inspiró a trabajar en cáncer pancreático, incluyendo la muerte de su tío y un conocido. En la búsqueda de respuestas, encontró que la razón de la baja tasa de sobrevivencia del cáncer pancreático era la falta de detección temprana y un rápido, sensitivo y barato método de tamizaje. Comenzó a pensar en varias maneras de detectar y prevenir el crecimiento del cáncer y terminar con el crecimiento antes que las células cancerosas se vuelvan penetrantes.

En una entrevista de la BBC, Jack dijo que la idea de su test de cáncer pancreático le vino mientras estaba en clase de biología en North County High School, dibujando la lección de la clase acerca de anticuerpos y el artículo de métodos analíticos usando nanotubos de carbono que estaba leyendo por lo bajo en ese momento. Luego, siguió con más investigación usando la búsqueda de Google sobre nanotubos y bioquímica cancerígena, ayudado de revistas científicas gratuitas en línea (de acceso público).

Artículo

En la primavera de 2011 el adolescente de 15 años Jack Andraka tuvo que sobreponerse a la pérdida de una persona muy cercana por culpa del cáncer de páncreas. Jack empezó a informarse sobre la enfermedad, y hubo un dato que le llamó la atención: el 85 % de los cánceres de páncreas se diagnostican demasiado tarde.

Nanotubos de carbono para la detección del cáncer

El joven decidió seguir investigando sobre la enfermedad, y descubrió que existe un biomarcador, llamado mesotelina, que aparece en el torrente sanguíneo en cantidades anormales en las primeras etapas de varios cánceres.

Otro de los campos de interés de Andraka eran los nanotubos de carbono, pequeños cilindros hechos con grafeno con unas propiedades mecánicas y eléctricas realmente sorprendentes.

Entonces, en clase de biología, y mientras le daban una lección sobre anticuerpos tuvo una idea. Tal vez usando anticuerpos específicos para la mesotelina atrapados en la red de nanotubos de carbono, pudiese conseguir un marcador eficiente. Si cambia la cantidad de mesotenlina atrapada en la red de nanotubos, cambiaría la conductividad eléctrica, y esto serviría como marcador, siendo necesario tan solo un ohmímetro para tomar la medida.

Y después de clase… al laboratorio

Andraka decidió enviar una propuesta de investigación a varios científicos hasta que Anirban Maitra, patologista en la Universidad John Hopkins, sintió interes por su propuesta, y le invitó a trabajar en su laboratorio después de clase.

En ese momento comenzaron sus investigaciones, y en Enero del año 2012 obtuvo sus primeros resultados: demostró que mediantes unos sencillos test consistentes en unas tiras de papel conectadas mediante electrodos a un ohmímetro, se podían medir los niveles de mesotelina en la sangre de ratones transgénicos con tumores pancreáticos y en algunas muestras de suero humano.

Los resultados preliminares han indicado que el método es 168 veces más rápido, 26,000 veces más barato, 400 veces más sensible y tiene una efectividad del 99%.

“Es importante darse cuenta de que aún estamos en un estado preliminar, tenemos que hacer más pruebas en muestras de pacientes y comprobnar que en suero humano, donde los niveles de mesoterina son más bajos, también se puede detectar” afirmó Maitra.

El trabajo de Andraka ha conseguido el premio Youth Award en 2012. Recientemente recibió en la Feria Internacional Intel de Ciencia e Ingeniería en Pittsburgh un premio de de 75.000 dólares en becas. Además ha dado seis charlas TED y su progreso parece imparable.

Para su mentor Maitra, es un muchacho impresionante: “cualquier cosa que hace, le sale bien, espero que siga dedicándose a la biomedicina”, dijo.

Una historia impresionante para un muchacho de tan solo quince años, ¿no te parece?

Fuente:

http://es.wikipedia.org/wiki/Jack_Andraka

http://www.ojocientifico.com/4369/jack-andraka-el-quinceanero-que-revoluciono-la-deteccion-temprana-del-cancer

Anuncios