¿Es fija nuestra identidad en Facebook?

Facebook es pornografía emocional y relacional, afirma Ippolita en El Acuario de Facebook. Basta con darlo todo a las cámaras, las emociones en estado puro, sin filtro, para SER en esta red social.

La identidad construida por Facebook, que requiere que todo el tiempo estemos retocando nuestro perfil, en un espiral de verdadera toxicomanía masturbatoria, sería fija. En la vida cotidiana,  sin embargo,  vamos construyendo nuestra identidad con el tiempo, y evoluciona constantemente. Cambiamos, cambiaremos, y nuestras relaciones sociales encarnan el cambio que nos hace estar vivos.

Como ejemplo de esto que llama “perversión de los mecanismos de identificación fija promovido-impuesto por Facebook”, Ippolita relata tres situaciones:
Una mujer a la que despiden de su trabajo como profesora por filtrarse fotos y videos de una fiesta en la que estaba ebria.
Una mujer que, escapando de la violencia de su marido, se va de la ciudad y reconstruye su vida con su hijo. Luego, su perseguidor la descubre por FB y su vida corre peligro nuevamente.
Una chica es filmada en el baño de un colegio  mientras le practica sexo oral a su amigo. Al instante el video aparece online, y todos hablan de ella, aunque se cambió de colegio. Debido a esto, toma la decisión de suicidarse.
Más allá de que son ejemplos y por ello muy extremos, ¿Es tan determinante nuestra identidad construida en la red?  ¿Realmente consideramos que nuestra identidad en Facebook es fija? ¿Que todos somos ASÍ y no hay cambio?

Silvina Ragonessi

Anuncios