Si muy pocos saben hacerlo, ¿cómo enseñar a programar en las escuelas?

En un teórico Levis planteó la importancia de aprender a programar en las escuelas y comentó de qué manera hace más de una década se descartó la enseñanza de los lenguajes de programación en detrimento del manejo de software, principalmente el ofimático. Entiendo que tal decisión se justifica en la intención de brindar a los alumnos herramientas que necesitarán en el mercado laboral, pero esta respuesta no ha aplacado el interés que la cuestión me despertó. Recordé mi experiencia en la escuela primaria, donde aprendí el Logos -“la tortuguita”- y también, más acá en el tiempo, las veces que por cuenta propia metí mano a códigos embed o a algunas líneas de html. Y pensé en cuánto sabría de programación si ese primer acercamiento al Logos, hace unos veinte años, hubiera tenido continuidad en lenguajes más complejos.

Recién estaba leyendo Página/12 y me encontré con un texto de Adrián Paenza en el cual propone, justamente, un debate en torno a la enseñanza de programación en las escuelas. Paenza señala, como principal obstáculo, la escasez de profesores capacitados en la materia. Y propone, como posible solución, que alumnos y docentes se capaciten de manera conjunta en el aula. O sea, que una vez a la semana, alguien con conocimiento de programación de clases a alumnos y profesores, convirtiendo a estos últimos, al menos por una hora, en pares de sus alumnos.

No sé si este debate contará en términos de puntuación de Constructo, justamente porque sólo estoy trasladando la propuesta a debatir que Paenza expresa en su nota. Pero en todo caso, me parece un tema interesante para pensar e intercambiar opiniones.

Nicolás Herman – Equipo 9 – Lo público y lo privado